La pandemia del Coronavirus ha sido un catalizador destructivo en términos de desempleos y muertes a nivel mundial. Los números de contagios, muertes, y personas que se quedan sin trabajo siguen creciendo a una velocidad exponencial. El 50% de la emergencia es del sector salud, la otra parte es económica. Esta es una realidad a la cual todos los países del mundo se han tenido que enfrentar. Lo cierto es que si el sistema de salud colapsa, los más probable es que el económico también lo haga. No hay duda de que lo mismo sucedería si fuese al revés.

Es verdad que finalmente nuestro planeta se está recuperando de todo el daño que los seres humanos le hemos causado. Por primera vez desde la Revolución Industrial respiramos de las actividades industriales y explotadoras de nuestra sociedad. Durante las últimas décadas, países como china, EE. UU, y Rusia han tenido los programas de estímulo económico más grandes y contaminantes de la historia, produciendo alrededor de 17 millones toneladas métricas de dióxido de carbono en el trascurso del 2018. Una cifra excesivamente alta, teniendo en cuenta que es aproximadamente el 47% de la producción global de CO2.

El Coronavirus ha sido muy eficiente a la hora de reducir la polución en los países más contaminantes. En apenas los dos primeros meses de que apareciera el primer brote del COVID-19, las emisiones de dióxido de carbono se redujeron en un 25% en China. Si algo es verdad, es que el planeta poco a poco recupera su aliento mientras que nosotros nos ahogamos con un enemigo invisible. Parece que el virus llegó con la misión de regresar el equilibrio de las cosas.

La ola del desempleo

A medida que la naturaleza se recupera, el desempleo se esparce más rápido que el virus. El problema laboral ha alcanzado incluso a los países económicamente más fuertes. En septiembre, Estados Unidos gozaba de un porcentaje de desempleo de un 3.5%, el nivel más bajo de la nación en los últimos cincuenta años. Hoy es el país más afectado a nivel mundial por el virus y ha alcanzado niveles catastróficos de muertes y desempleo a nivel nacional. Según The Gurardian, un total de 26 millones de norteamericanos se han quedado sin trabajo. Lo peor es que si este ritmo se mantiene, se estima que los Estados Unidos llegaría a una tasa de desempleo del 32.1%, muy por encima de la tasa del 24.9% que hubo durante la Gran Depresión.

Aparte de la ola masiva de desempleo, hay que sumarle la crisis sanitaria que está sufriendo el país. Hasta el día de hoy, Estados Unidos tiene más de 80,000 muertes en tan solo dos meses. La misma cantidad de muertos que hubo durante la Guerra de Vietnam, la cual duró aproximadamente 20 años. Podemos decir que el Coronavirus ha sido más letal para los EE. UU que una de las peores guerras de su historia. Estos números asustan, y aún más cuando no sabemos la duración exacta de esta pandemia.

Por qué ha sido tan catastrófico el virus en los Estados Unidos?

Una de las razones principales por las que el virus ha sido tan catastrófico en el país es por el mal manejo que la ha dado el presidente Trump; quien sigue sin cumplir las recomendaciones internacionales de declarar el país en cuarentena. Como consecuencia, el país actualmente es en el nuevo epicentro del virus en el mundo.

Las repercusiones económicas de esta tragedia han llevado a la Administración de Trump a tomar medidas supremamente proteccionistas. El gobierno de Trump acaba de firmar una orden ejecutiva que suspende temporalmente la inmigración a los Estados Unidos con el fin de proteger los empleos americanos. Estas medidas radicales afectarán a todas las industrias del país, pues la mano de obra de bajo costo por lo general viene de otros países. No obstante, esta barrera impuesta por Trump no solo afectará a las industrias que necesiten mano de obra, ya que sectores como la tecnología también dependen fuertemente de los inmigrantes para poder sobrevivir.

Los gigantes de la industria como Apple, Amazon, Google y Facebook fueron fundados por inmigrantes de primera o segunda generación. Según la revista TIMES, el 71% de las compañías en Silicon Valley tienen a inmigrantes en cargos cruciales como ejecutivos o gerentes. Desafortunadamente, las medidas de Trump tendrán un impacto negativo en el sector tecnológico de los Estados Unidos, especialmente si tenemos en cuenta que casi un millón de empleos relacionados con la programación de computadoras en los EE. UU no podrán atenderse por falta de talento calificado.

Lo alarmante de esta cifra es que estos cálculos fueron hechos en noviembre del 2019 sin tener en cuenta las restricciones de visas que hoy existen y mucho menos las repercusiones que traería el Coronavirus. Lo más probable es que este número en realidad sea mucho más grande de lo que creemos, lo que aumentará la cantidad de empleos tecnológicos disponibles para una nación que no es capaz de satisfacerlos.

Oportunidades laborales para desarrolladores

Existe una creciente necesidad de talento informático calificado que Estados Unidos simplemente no puede satisfacer. Como resultado, la mejor opción para equilibrar la oferta y la demanda es tercerizar estos servicios a América Latina. Si algo nos ha demostrado esta pandemia es que, si es posible trabajar desde la comodidad de nuestras casas, pues la gran ventaja de la tecnología es que nos permite ser ciudadanos globales. El internet junto a la tecnología nos abre las puertas a estos trabajos internacionales sin la necesidad de tener que movernos de nuestros países o incluso de nuestras casas.

En Colombia actualmente hay unos setenta mil programadores y el gobierno del presidente Duque pretende invertir fuertemente en la capacitación en estas tecnologías. En marzo del año pasado, Duque dijo “nuestra misión es que tengamos más estudiantes aprendiendo tecnología en lugares remotos, con profesores que también tengan esas capacidades, y que cuando se gradúen con esa doble titulación sean técnicos en programación, inteligencia artificial, cloud computing y que Colombia se convierta en el hub más importante de América Latina para el desarrollo de esas industrias”. Con recursos adecuados, Colombia tendrá suficientes programadores para satisfacer la demanda interna del país y posiblemente la capacidad para exportar estos servicios a países como Estados Unidos. En otras palabras, hay una gran oportunidad para miles de programadores colombianos, quienes podrán trabajar desde la comodidad de sus casas sin requerir una visa de trabajo.

En Boomlabs estamos comprometidos con capacitar a la mayor cantidad de programadores colombianos posibles, con el propósito de acelerar la digitalización de nuestro país.

Apoyamos la transformación digital de nuestras ciudades, para que logren convertirse en ciudades globales integradas a las redes productivas internacionales. A través de la creación de nuestra comunidad, ofrecemos soluciones de entrenamiento técnico, rápido y contundente, formando recursos competentes y altamente apetecidos, con el objetivo de promover su internacionalización hacia economías carentes en el número de personal capacitado disponible. Operamos en economías en las que los salarios comparativos son altos, con la misión de generar empleo y ofrecer una mejor calidad de vida a nuestro país. Nuestro propósito es desarrollar nuestro capital humano y nuestra competitividad como país. Conviértete en parte de nuestra comunidad y ayúdanos a transformar el mundo. Sé parte de nuestro equipo, explora un universo de posibilidades, sueña, reinvéntate y rompe los paradigmas. Somos el futuro, nosotros somos Boomlabs.

Simon Behar

Director de Operaciones

simon.behar@boomlabs.la

 

top_menu